EFÍMERO | Carta que cambia a diario en función del mercado

En la planta alta del restaurante Pointer nos encontramos con un espacio -y concepto de restaurante– completamente distinto (techos de los que cuelgan hojas), con referencias al tiempo (relojes de arena) y en el que cada momento que pasa es único.

En base a esto articula su propuesta el joven chef Joaquín Serrano Jiménez: con una carta escrita a mano cada día en función de lo mejor del mercado. De hecho, ni siquiera cuentan con congelador.

Sus productos: frescos y de calidad (con proveedores de renombre). Y su cocina: de respeto a las esencias y con maneras francesas.

Restaurante Efímero

En nuestro caso, y gracias a la magnífica oportunidad de poder pedir todo en medias/ tercios o incluso cuartos de raciones, comenzamos con unas “Almejas babosas al natural”: espectaculares.

Continuamos con un “Pargo semicurado, huevas de trucha y encurtidos”, rico, y una “Toriija salada con caldo ahumado de cebolla” (curiosa y acertada combinación).

La cena siguió mejorando con el “Salmonete a la brasa”, espléndido, las “Fabes estofadas, faisana, trompetas y castañas” (guiso intenso y con gran sabor), y el “Pichón a la brasa, salsa perigord y chantarellas” (punto inmejorable del pichón, parmentier de patata que acompañaba con, quizá, excesivo sabor a mantequilla).

Restaurante Efímero

De postre, un impactante panal del que extraían la miel al natural y que acompañaba a una crema catalana. Y por cuenta de la casa: pre-postre y petit fours.

Muy buenas sensaciones en este restaurante casi recién abierto, y en donde no solo la cocina, sino la sala (con mesas y barras) y los vinos, redondean una experiencia muy interesante y que sin duda promete.

Restaurante Efímero

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.