LÚA | Raíces gallegas actualizadas, con toques de fusión

Manuel Domínguez lleva ya varios años en Madrid en un coqueto y cuidado local en el paseo de Eduardo Dato, junto a la glorieta de Rubén Darío. Cuando probamos su cocina por primera vez, hace 5 años, nos gustó mucho gracias a un menú degustación a precios muy comedidos y con mucha personalidad: de raíces gallegas pero con toques elaborados.

Desde entonces ha conseguido una estrella Michelín, su cocina ha incorporado influencias asiáticas y latinoamericanas, y sus precios han aumentado.

Restaurante Lúa Madrid
“Aperitivos” y “Tartar de atún”

En la actualidad se puede elegir entre el menú degustación a 72€ (incluye 3 aperitivos, 2 entrantes, pescado, carne, pre-postre y postre) y carta (con platos incluidos en el menú y otros algo más clásicos y con posibilidad de medias raciones).

Restaurante Lúa Madrid
“Empanadilla de lacón con grelos y caldo de berza”, “Salmón” y “Crema de ají de gallina con torreznos y tallarines de sepia”

En esta ocasión probamos el menú, con la intención de poder degustar la cocina que de él conocíamos, en donde realiza una versión actualizada de la gastronomía gallega. Tal y como él enuncia: “Buscamos inspiración en las recetas de nuestras madres y abuelas para evolucionar en una cocina propia”.

Comenzamos con unos aperitivos y entrantes con claras influencias de fusión internacional que, aunque comprendamos que cada cocinero tiene que seguir distintas líneas de actuación, no acaban de convencernos. Muy buena, sin embargo, la “Empanadilla de lacón con grelos y caldo de berza” que, esta sí, vemos más alineada con una cocina de raíces gallegas elaboradas.

Restaurante Lúa Madrid
“Carpaccio de carabinero con mayonesa de jengibre, maracuyá y crema de apio y manzana”, “Corvina con salsa de callos” y “Paletilla de cordero en salsa menier con crema de apionabo y pak-choi salteado”

Los platos del pescado («Corvina con salsa de callos») y la carne («Paletilla de cordero con crema de apionabo») corroboran el magnífico producto que se usa en esta casa, y las grandes dotes de cocina con las que cuenta el chef, con unos puntos de cocción perfectos.

Rico el pre-postre y maravillosa la «Tarta líquida de Santiago» -original y con mucho sabor- donde reinterpreta con mucho sentido las bases de este típico plato gallego consiguiendo, desde nuestro punto de vista, el mejor plato de la comida.

Restaurante Lúa Madrid
“Canelón de manzana y queso de tetilla” y “Petit fours”

Servicio correcto e impresión general agridulce ya que, a pesar de que todos los platos están bien, para nosotros no tuvo la fuerza e identidad propia que habíamos visto en nuestra primera visita. Aun así, un buen restaurante que merece la pena visitar.


Restaurante Lúa Madrid

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.